Baja autoestima

La autoestima es el concepto que tenemos de nosotros mismos, en cuánto estimamos nuestra valía. Podemos decir que es el amor (o la falta del mismo, cuando la autoestima es muy baja) que nos tenemos a nosotros mismos.

Tener una buena autoestima significa ser conscientes de nuestras virtudes y de nuestros defectos y de lo que los demás piensan de nosotros, aceptándolo en su justa medida, sin ampliar ni reducir los defectos ni las virtudes y afirmando siempre que somos valiosos y dignos de amor; del nuestro y del de los demás. Esto es imprescindible para lograr tener relaciones interpersonales sanas, porque como solemos decir: si no nos queremos nosotros, ¿cómo vamos a querer a los demás?¿o cómo nos van a querer ellos?

Por eso es tan importante trabajar la autoestima, para eliminar el incómodo sentimiento de no aceptarnos a nosotros mismos. Sin embargo, como tantas cosas importantes, no es una tarea fácil, porque implica mirarse profundamente a uno mismo (algo que uno evita intensamente cuando la autoestima es baja), cambiar lo que no guste (y pueda cambiarse) y aceptar lo no gusta, pero no puede cambiarse. Así, es fácil ver que requiere de un gran esfuerzo y, con frecuencia, de ayuda externa, pero los resultados valen la pena.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información .aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies