Depresión

Coloquialmente, solemos decir que estamos deprimidos cuando nos sentimos abatidos, tristes e infelices; este estado puede ser transitorio o permanente. En términos psicológicos, la depresión hace referencia a un conjunto de síntomas que afectan principalmente a nuestra faceta afectiva: tristeza, decaimiento, irritabilidad, apatía, pérdida de interés por lo que nos rodea, problemas de sueño, falta de apetito, atracones de comida… La causa puede ser conocida o no.

A veces, la persona que sufre de depresión dice no sentirse triste, sino desganada y con falta de interés. Ya no disfruta de las actividades que solía realizar y siente como si le hubieran “chupado” la energía.

La depresión interfiere con la vida personal y laboral y las limita a ambas.

Es importante no confundir la tristeza normal  con la depresión (todos la sentimos en un momento o en otro, no es realista aspirar a estar siempre contento), pero si nos damos cuenta de que llevamos mucho tiempo así, sin motivo aparente y que no sabemos como salir de ese estado de ánimo, es fundamental pedir ayuda.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información .aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies